CHICAGO -- Por primera vez desde 1986, la organización de Grandes Ligas (MLB) aceptó la protesta presentada por un club, y los Gigantes de San Francisco podrán reanudar un juego abreviado por la lluvia, en el que se había dado el triunfo a los Cachorros de Chicago.

Joe Torre, ejecutivo de MLB, fue quien tomó la determinación sobre el juego del martes por la noche en el Wrigley Field, que se dio por concluido después de cuatro entradas y media. Se había declarado vencedores a los Cachorros por 2-0.

Ahora, el encuentro deberá reanudarse el jueves a las 4:05 de la tarde (2100 GMT). Los Cachorros saldrán a batear en la parte baja de la quinta entrada.

Los Gigantes, que aspiran a la postemporada, y Chicago, tienen programado un encuentro regular, cuyo comienzo está previsto tres horas después.

El aguacero causó una interrupción de más de cuatro horas y media el martes, luego que las cuadrillas de mantenimiento no pudieron retirar el agua acumulada en el terreno. Los umpires consideraron que no había condiciones para jugar y dieron por concluido el juego a la 1:16 de la mañana.

MLB determinó que no se retiró adecuadamente la lona usada para proteger el terreno de la lluvia. Por lo tanto, bajo el reglamento, hubo un "funcionamiento defectuoso de un dispositivo mecánico controlado por el club que era local".

"Apreciamos la cuidadosa revisión que las Grandes Ligas dieron a nuestra protesta y que permitirá continuar mañana el juego de la noche anterior", dijo el presidente de los Gigantes, Larry Baer, en un comunicado.

La última vez que un equipo ganó una protesta presentada ante MLB fue el 16 de junio de 1986, cuando San Luis jugó en Pittsburgh. Hubo dos demoras por la lluvia en el Three Rivers Stadium y los Piratas señalaron ninguna de éstas cumplió con la duración de 30 minutos contemplada por la Liga Nacional para declarar una cancelación.