Billy Beane, gerente general de los Atléticos. (AP)

Hay que entender lo siguiente acerca de Billy Beane: El gerente general de los Atléticos no está pensando en la próxima temporada. Ni en la siguiente.

Eso es lo genial de Beane. Simplemente no le importa lo que opines tú ni yo. Ha desempeñado su cargo durante tanto tiempo que confía plenamente en sus instintos.

Eso fue justo lo que demostró al enviar al jardinero cubano Yoenis Céspedes a los Medias Rojas a cambio del as Jon Lester y el guardabosque Jonny Gomes.

Lo que le importa a Beane es el aquí y ahora. Y el ejecutivo quiere que sus jugadores, su capataz y todas las personas a quienes les interesan los Atléticos estén conscientes de ello.

Beane ha dicho desde hace tiempo que son pocas las veces que un gerente general puede mirar a su equipo y ver un posible campeón.

"Cuando se da el caso, te lanzas", dijo.

Todos los cambios conllevan riesgos, tanto los grandes como los pequeños. Beane se arriesgó cuando adquirió a Johnny Damon. Y a Dan Haren. Y a Jermaine Dye. Y a Josh Reddick.

Algunos canjes dan resultados. Otros no. Al final, los Atléticos podrían estar destinados a chocar de nuevo con los Tigres en octubre.

No hay nada garantizado.

Pero a lo mínimo, Beane ha agotado todos sus recursos para poner a su club en la mejor posición de ganar.

Algunas personas pensábamos que Beane había terminado de hacer maniobras cuando adquirió a Jeff Samardzija y a Jason Hammel desde los Cachorros. Entre los jugadores que cedió estuvo el infielder Addison Russell, uno de los mejores prospectos de ligas menores ahora mismo.

De aquí a cinco años, Russell podría representar a la Liga Nacional en el Juego de Estrellas y ser una de las figuras principales de un renacimiento de los Cachorros.

Beane sabe que existe semejante riesgo.

Con este último movimiento, Beane le ha dado a Oakland una rotación intimidante para octubre.

Lester es un lanzador probado en cuanto a los playoffs se refieren. Se siente a gusto en los escenarios más grandes cuando está todo en juego.

En 13 presentaciones de postemporada por los Medias Rojas, incluyendo 11 aperturas, Lester ha registrado efectividad de 2.11. En tres aperturas de Serie Mundial, tiene foja de 3-0 con 0.43.

Lester lanzó 5.2 innings en blanco por los Medias Rojas en el Juego 4 de la Serie Mundial del 2007. El año pasado, abrió los Juegos 1 y 5 del Clásico de Otoño, en los cuales cedió apenas una carrera limpia en 15.1 entradas de labor y se apuntó par de victorias.

El zurdo es todo un profesional, un hombre reservado con una ética de trabajo incansable y muchas ganas de triunfar.

Lester lo hizo todo bien en sus nueve temporadas con los Medias Rojas. Dijo las cosas indicadas. Fue un gran compañero y representó a la franquicia casi a la perfección.

Beane también trajo a Gomes de regreso a su equipo. ¿Se acuerdan de él? Se trata de uno de los jugadores más populares que han tenido a los Atléticos, al menos dentro del clubhouse.

Por ahora, lo más probable es que Gomes comparta el puesto de jardinero izquierdo con Sam Fuld, quien fue adquirido desde los Mellizos.

Pero Gomes aporta algo más.

El jardinero estuvo en medio de la acción cuando los Atléticos regresaron a los playoffs en el 2012. Como dijo Seth Smith, quien ya estaba en las filas de Oakland en aquel entonces, "No vine a entender lo que es ser líder en el béisbol sino hasta que vi (a Gomes) relacionarse con nuestros jugadores jóvenes".

Ahora, la desventaja. Los Medias Rojas no se iban a desprender de Lester sin adquirir a cambio un bate de poder para la parte gruesa del lineup.

Eso es justo lo que representa Céspedes, quien podría terminar con 30 jonrones y 40 dobles esta temporada.

Céspedes tiene 28 años de edad y aún tiene espacio para mejorar. También le queda una temporada antes de convertirse en agente libre, mientras que es casi seguro que Lester se marche de Oakland después de esta campaña.

Si las cosas salen bien, los Medias Rojas podrían tener tanto a Lester como a Céspedes en su roster para el Día Inaugural del 2015.

Pero para Beane, este cambio no tiene que ver con eso, sino con el presente.