Los acusados Marvin Norwood (izquierda) y Louie Sánchez (derecha) con su abogado (centro). (Irfan Khan/AP)

LOS ANGELES -- Un aficionado de los Gigantes de San Francisco que sufrió daño cerebral tras recibir una golpiza ganó el miércoles su demanda por negligencia contra los Dodgers, en la que el jurado asignó una indemnización por unos 18 millones de dólares pero dividió la responsabilidad entre el club de Los Ángeles y los dos hombres que lo agredieron.

Tom Girardi, abogado del demandante, dijo que el veredicto significa que los Dodgers deben pagar unos 14 millones de dólares en pérdidas económicas y una porción de una suma adicional por el dolor y el sufrimiento que el aficionado ha padecido, lo que añade aproximadamente un millón de dólares más.

El jurado emitió su veredicto en un tribunal de Los Ángeles tras semanas de testimonios acerca de la agresión contra Bryan Stow en un estacionamiento del Dodger Stadium luego del partido inaugural de la temporada de 2011 entre los dos equipos rivales.

Dave Stow dijo que su hijo probablemente no comprenderá los detalles del veredicto del miércoles debido al daño que padece en el cerebro.

"Pero Bryan sabrá que obtuvo algo de ayuda hoy", afirmó.

Los abogados de Stow, de 45 años, afirmaban que los Dodgers y su ex propietario Frank McCourt no proporcionaron seguridad adecuada en el estadio. Por su parte, la defensa argumentó que la seguridad era más firme que nunca en un partido inaugural, y que Stow tuvo la culpa en parte porque estaba ebrio.

El jurado absolvió a McCourt el miércoles.

Louie Sánchez y Marvin Norwood, ambos aficionados de los Dodgers, se declararon culpables de la agresión luego de una larga audiencia preliminar en la que testigos dijeron que no había guardias de seguridad en el estacionamiento donde Stow fue golpeado.

El hallazgo del jurado fue "mucho mejor de lo que teníamos", dijo Dave Stow.

"Recibió algo de dinero para ayudarle en el futuro y eso es lo que queríamos; queríamos ayuda", afirmó. "No va a estar al 100%, tal vez por un largo tiempo, tal vez nunca. Lo que recibe le va a ayudar ahora, y eso es lo que necesita".

"Haremos que trabaje para él", dijo su madre Ann Stow.

Girardi había pedido más del doble de esa cantidad, pero de todas formas lo considera una victoria.

Los abogados de los Dodgers y de McCourt declinaron hacer comentarios luego de la audiencia.