Alex Guerrero y Dee Gordon. (AP)

GLENDALE, Arizona -- Aparentemente no es tan fácil convertir a torpederos en intermedistas.

Los Dodgers están tratando de hacer esa transición con dos jugadores, el cubano Alexander Guerrero y Dee Gordon.

El año pasado Guerrero firmó por cuatro temporadas y US$28 millones tras el impresionante éxito de su compatriota Yasiel Puig, con los directivos de Los Angeles convencidos de que el infielder reemplazaría a Mark Ellis en la segunda y estaría listo sin tener que pasar tiempo en liga menor. Fue convocado al Juego de Estrellas tres veces en Cuba, pero no jugó en el 2013 antes de desertar de la isla.

Gordon fue campocorto titular de los Dodgers hasta que sufrió un desgarre en los ligamentos de un pulgar en el 2012, lo que resultó en la adquisición del dominicano Hanley Ramírez. Eso dejó a Gordon en la banca y al final buscando un nuevo papel.

La primera alternativa no ha dado resultados positivos hasta ahora. Un Guerrero con poca práctica ha tenido problemas para hacer la transición defensivamente. Cuando las molestias en una corva interrumpieron su aprendizaje en la pelota invernal, el equipo se apresuró a firmar a contratos de liga menor al venezolano Miguel Rojas, Brandon Harris, Chone Figgins y Justin Turner en lo que se ha convertido en toda una competencia por el puesto mientras se aproxima rápidamente la temporada regular.

Guerrero y Gordon se perfilan como las principales opciones porque ya se encuentran en el roster del equipo grande y por su juventud (27 y 24 años de edad, respectivamente). Eso no significa que uno o varios de los invitados a los entrenamientos no puedan ser parte de los Dodgers como titular o jugador utility, pero otro pelotero tendría que salir del roster de 40 jugadores.

El último torpedero que los Dodgers convirtieron en segunda base fue el puertorriqueño Alex Cora en el 2003, y junto al venezolano César Izturis formaron uno de los mejores dúos defensivos en la historia del club.

El instructor de los Dodgers, el mexicano Juan Gabriel Castro, explicó por qué el cambio que Guerrero y Gordon hacen implica más que simple y llanamente estar del otro lado de la almohadilla.

"Para mí, lo más difícil es completar una doble matanza", expresó Castro. "Me tomó toda una temporada para sentirme cómodo y luego solicité jugar en la Liga Instructiva para seguir mejorando".

"El doble play es más difícil porque el campocorto tiene todo de frente. Puede ver al corredor. El segunda base está de espaldas al corredor y no sabe dónde se encuentra, dónde se deslizará o si chocará contigo".

Gordon parece ser el más atlético y trae más musculatura, mientras que Guerrero es más acuerpado y su swing podría encontrar más obstáculos ante los lanzadores de Grandes Ligas y por las dimensiones del Dodger Stadium. Guerrero no ha demostrado los ágiles movimientos de un torpedero, especialmente con sus piernas.

Aunque Guerrero ha jugado siete años en la Serie Nacional de Cuba, esas campañas son aproximadamente la mitad de una temporada en la Gran Carpa. Ha jugado 547 encuentros comparado con los 678 de Gordon como profesional.

"Para Guerrero, lo más difícil ha sido el cambio de ángulos y el tiro durante la doble matanza", señaló Castro.

"Dee es mejor sobre la almohadilla; solamente tendrá que acostumbrarse a tirar desde diferentes ángulos dependiendo de cómo atrape el disparo del campocorto. No tienes tiempo para hacer un tiro normal, sino que deberás hacerlo de un lado".

El dirigente Don Mattingly dijo que tratará de darle acción a Guerrero en todos los juegos de la pretemporada, empleándolo como bateador designado cuando no juegue a la defensa. El rápido aprendizaje continúa, pero los Dodgers necesitarán un intermedista titular para su primer partido de la temporada dentro de tres semanas en Australia.

Cuando el gerente general Ned Colletti reitera que Guerrero "necesita seguir jugando", parece que será en Triple-A Alburquerque y no en Australia.

"Sé que en estos momentos Guerrero tiene muchas cosas en qué pensar", indicó Castro. "Nunca ha jugado esta posición, está aprendiendo inglés, a jugar a este nivel y en este escenario. Y la gente no está consciente de la diferencia con el juego en las Grandes Ligas, donde todo es más rápido".