Brayan Peña

GOODYEAR, Arizona -- Brayan Pena esperaba llegar a Cincinnati algún día. El cátcher cubano de 32 años firmó con los Rojos tras la campaña anterior, para ser el sustituto de Devin Mesoraco, quien asumirá la titularidad.

Peña firmó un acuerdo por dos años y 2,275 millones de dólares.

"La tradición y talento de este club lo hacen un estupendo lugar para mí", dijo Peña. "He tratado de llegar aquí desde hace un par de años, pero la situación no había sido la adecuada hasta ahora".

Los Rojos contaban con Ryan Hanigan, quien tuvo una campaña plagada de lesiones, lo que dio a Mesoraco la oportunidad de apoderarse de la posición titular. Cincinnati decidió que Mesoraco, seleccionado en la primera ronda del "draft" de 2007, estaba listo para ocupar el puesto.

Así que el club cedió en canje a Hanigan y buscó a Peña para que fuera el sustituto de Mesoraco. Peña ha jugado para los Bravos, los Reales y los Tigres durante su carrera de nueve años. Bateó para .297 en 71 juegos con Detroit, en los que sumó cuatro jonrones y 22 impulsadas, y retiró al 24% de los corredores que trataron de robarle alguna base.

"De inmediato buscamos a Brayan", dijo el manager Bryan Price. "Dentro de la organización, se creía firmemente que Ryan Hanigan iba a ser demasiado caro como para que compartiera el puesto con Devin, cuya oportunidad de tomar las riendas había llegado. Peña es un bateador ambidiestro, productivo a la ofensiva, un compañero ideal de batería para muchos pitchers y un gran compañero. Encajaba perfecto en nuestro club".

Peña tenía ya un vínculo con el club. Se unirá en Cincinnati a su compatriota Aroldis Chapman.

Aunque los dirigentes de los Rojos no consideran que ése fuera un factor que incidiera en la llegada de Peña, el nuevo integrante de Cincinnati valora su relación con el serpentinero.

"Chapman tuvo mucho que ver con el hecho de que yo llegara aquí", dijo. "Habló bien ante la organización y los fanáticos. Me dijo que había mucha química aquí, y que todos te tratan con respeto".

Peña sabía algo sobre el historial de contratación de peloteros cubanos por parte de los Rojos.

Cinco jugadores de la isla jugaron en Cincinnati entre 1911 y 1919, incluido el lanzador Adolfo Luque, quien ganó 10 juegos en el equipo que conquistó la Serie Mundial de ese último año. Luque obtuvo 154 victorias en 12 campañas con Cincinnati, incluidas 27 en 1923, y es miembro del Salón de la Fama del club.

Hubo 16 peloteros y coaches cubanos de los Rojos entre 1957 y 1969, incluido Tany Pérez, integrante del Salón de la Fama, quien fue clave en la "Máquina Roja" de la década de 1970 y se desempeñó fugazmente como manager.

Los Rojos contrataron a Chapman por seis años y 30,25 millones de dólares el 12 de enero de 2010, y Cincinnati se volvió un tema de conversación para los cubanos.

"El otro día, Chapman y yo hablábamos de lo emocionada que está la gente en Cuba porque los dos estamos en el mismo equipo", comentó. "Me alegra que yo pueda seguir con el legado cubano".