Albert Pujols.

TEMPE, Arizona - Albert Pujols llegó temprano a los entrenamientos de primavera, como de costumbre. Y como siempre, se presentó bastante esbelto.

Además de todo eso, el dominicano se siente en salud por fin.

"Van a ver eso cuando corra y me mueva por el terreno", dijo con una gran sonrisa el primera base de los Angelinos. "Dejaré que los ojos de ustedes lo juzguen…posiblemente me robe unas cinco o seis (bases) este año."

Pujols está listo para darle con todo ahora, luego de una temporada en que se vio limitado a 99 juegos debido a los persistentes dolores en el pie izquierdo. Además, hace un año el toletero aún sentía molestias en la rodilla derecha que había sido operada.

En esta semana Pujols se presentó a los entrenamientos de los Angelinos con siete libras menos, el peso que normalmente pierde durante el invierno. Cuando empiecen las prácticas completas del equipo la próxima semana, no habrá limitaciones para el veterano.

"Fue una gran temporada muerta", dijo Pujols. "Como les dije al final de la temporada pasada, todo pasa por algo. (No me gustó) estar en la banca por casi dos meses y medio el año pasado, siendo yo un atleta tan competitivo. Pero al mismo tiempo, fue para mejor, porque pude sanar sin operarme y no me perdí nada de mi entrenamiento invernal".

Pujols tuvo 11 años sin precedente para iniciar su carrera al batear .328 con porcentaje de embasarse de .420 y slugging de .617 con los Cardenales. En ese trecho conectó 445 jonrones.

Al llegar a los Angelinos en el 2012, el quisqueyano reacción luego de un pésimo comienzo para terminar con .285/.343/.516. El año pasado sus números descendieron a .258/.330/.437, con Pujols fungiendo mayormente como bateador designado. Terminó su temporada el 26 de julio, debido a la lesión en el pie izquierdo.

"Era como jugar con una goma pinchada", dijo Pujols al describir cómo se sintió el año pasado del pie izquierdo y de la rodilla derecha.

Sin embargo, dejar de jugar desde julio le permitió al jugador de 34 años le permitió hacer una rehabilitación durante los últimos dos meses de la temporada y luego hacer su programa normal durante el invierno. Lo único diferente fue que empezó a batear más temprano, para recuperar el tiempo perdido.

"No recuerdo ningún momento en que haya pensado, 'Oh, eso no se sintió bien'", reveló Pujols. "Todo se ha sentido muy bien-batear, correr, ejercicios de agilidad, todo".

¿Cuánta diferencia marcará todo eso en sus números?

"No puedes saber el futuro, ponerte presión y decir, 'Necesito hacer esto'", manifestó Pujols. "No cambié mi programa. Hice lo que siempre he hecho para prepararme. Obviamente, este año fue un poco mejor porque no tuve que preocuparme por las lesiones, como cuando me operaron de la rodilla.

"Pero mientras me mantenga en salud, sé que voy a batear y voy a jugar lo más duro posible. Voy a tener una gran sonrisa y trataré de ayudar a esta organización a ganar un campeonato. Esto no se trata de Albert Pujols".

Pero sí lo es.

Mark Trumbo ya no está con los Angelinos, y dependerá de Pujols-al igual que Josh Hamilton-recuperar la producción del primero y asegurar que Mike Trout vea buenos pitcheos para batear. Sí, esta temporada de los Angelinos dependerá mucho del pitcheo abridor. Pero Pujols es el jugador mejor pagado del equipo y es una superestrella.

"Creo que se siente bien porque está en salud", dijo el manager de los Angelinos, Mike Scioscia. "Un jugador que ha hecho tanto como Albert y lleva tanto tiempo en Grandes Ligas como él va a saber qué podrá hacer. Creo que ha llegado a ese punto".

Hasta el martes-cuando los jugadores de posición se sometan a sus exámenes físicos-Pujols seguirá su propio programa de ejercicios mientras los lanzadores y receptores realicen sus prácticas. Además, el toletero trata de "poner mis manos donde deben ir" en su cuadre de batear, donde estaban antes del dominicano firmar con el equipo de Anaheim en el invierno del 2011-12.

En algún momento, tal vez vuelva a ser ese pelotero de antes.

"Simplemente voy a salir a jugar", dijo Pujols. "Al final de la temporada, ya veremos dónde estemos".