El ataque de los Tigres del Licey ha producido 15 carreras en lo que va de la Serie del Caribe. (Getty)

ISLA DE MARGARITA, Venezuela -- Cuando los Tigres del Licey llegaron a Venezuela a disputar la Serie del Caribe sin Erick Aybar, Juan Francisco y Engel Beltré, entre otras bajas, muchas personas dudaron sobre la capacidad del equipo dominicano de anotar suficientes carreras en este torneo.

Sin embargo, los primeros dos juegos de los felinos han sido una fiesta ofensiva, con 15 anotaciones-incluyendo nueve en la victoria del Licey sobre Villa Clara (Cuba) por 9-2 el lunes.

"Trajimos peloteros de velocidad y eso va a ser algo bueno para el equipo. Tenemos muchos jugadores que pueden robar bases.", dijo el manager de Dominicana, José Offerman, sobre el estilo utilizado por su tropa hasta ahora. "Eso va a ser algo bueno para el equipo".

El más destacado del lineup quisqueyano hasta ahora ha sido Emilio Bonifacio-recién dado de baja por los Reales de Kansas City en el béisbol de Grandes Ligas-quien se ha embasado nueve veces en 10 presentaciones en el plato. El veterano lleva de 5-4 (.900) en esta serie, con cinco bases por bolas, tres anotadas y dos empujadas.

El lunes el pitcheo de Cuba no pudo hacerle out a Bonifacio, quien se fue 2-2 con tres transferencias, dos anotadas y dos impulsadas.

"Estoy tratando de hacer mi juego, de ser agresivo en el plato y paciente al mismo tiempo, y las cosas están funcionando", dijo Bonifacio. "Fue una victoria importante, ya que perdimos el primer día. Los muchachos estamos animados y lo que queremos es seguir ganando partidos".

Aparte de la ofensiva de Bonifacio y la de los veteranos Ronny Paulino y Julio Lugo-quienes entre ambos conectaron cinco hits y remolcaron cuatro carreras-el héroe del Licey el lunes fue el lanzador abridor Jon Leicester, quien tiró 7.0 ceros ante Villa Clara, en los que permitió apenas tres hits.

"Traté de mantener la bola bajita y usar su agresividad en su contra", dijo acerca de su estrategia ante el equipo cubano Leicester, quien ha tenido un invierno de ensueño entre la postemporada de la Liga Dominicana y esta Serie del Caribe.

"El marcador lo dice todo", agregó Offerman. "El lanzador nuestro tuvo dominio total y eso ayudó a que el juego estuviera de un solo lado todo el tiempo".