Neftalí Féliz. (AP)

ARLINGTON - El momento más grande en la historia de los Rangers tuvo lugar en octubre del 2010 en el Ballpark de Arlington.

Cuando el lanzallamas dominicano Neftalí Féliz ponchó a Alex Rodríguez para sellar el triunfo de Texas sobre los Yankees en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, los texanos tenían el primer pase de su historia a la Serie Mundial.

Al los Rangers fueron a dos Clásicos de Otoño en forma consecutiva, con Féliz como cerrador y gran parte de los éxitos del equipo. Ahora, luego de un intento fallido de integrar a Féliz a la rotación abridora y una larga recuperación de parte del derecho de una cirugía Tommy John, el quisqueyano se encuentra de regreso en el bullpen.

Féliz, aún de tan sólo 25 años, lleva 74 juegos salvados en su carrera y está decidido a volver a cerrar en el 2014.

"Es muy importante para mí", dijo Féliz. "Ya he sido cerrador y nadie me lo quitará ahora. Quiero volver a la Serie Mundial y ganarla. Creo que éste será nuestro año para hacerlo".

Técnicamente, nadie se ha adueñado del puesto de taponero de los Rangers a esta altura, tras la ida de Joe Nathan. Además de Féliz, competiría por ese papel el mexicano Joakim Soria, quien fuera cerrador estelar de los Reales. Además, Tanner Scheppers se vio sólido como preparador de Nathan el año pasado.

El manager de Texas, Ron Washington, no ha querido decir quién será su taponero la próxima temporada. En vez de eso, ha preferido esperar los entrenamientos para tomar esa decisión. Parece haber poca duda de que si Féliz recobra la forma que exhibió del 2010 al 2011, el trabajo sería de él.

"Bueno, no puedo contestar eso ahora porque no le hemos dicho a Féliz que él es el cerrador", dijo Washington. "Entonces, lo que queremos es que salga del invierno en salud. De ser así, veremos (la situación de taponero) durante los entrenamientos)".

En la República Dominicana este invierno, Féliz tuvo 1-1 con efectividad de 2.79 en 10 presentaciones y 9.2 entradas por los Toros del Este. Permitió seis hits, dio dos bases por bolas y ponchó a 11 bateadores.

"Gracias a Dios me siento al 100% después de la cirugía, por fin", afirmó Féliz. "Ya me siento como yo".

Cuando Féliz se siente así, sabe fulminar a los bateadores con una recta que tiene velocidad promedio de 96 millas por hora y que en ocasiones alcanza las 100. Su lanzamiento rompiente es bien venenoso cuando lo tira para strike y, cuando se preparaba para ser abridor, empezó a elaborar un cambio de velocidad.

Como abridor al principio del 2012, Féliz había arrancado bien con marca de 3-1 y promedio de carreras limpias de 3.16 en ocho partidos. Pero eso fue antes de empezar a sentir los dolores en el codo de lanzar que al final resultaron en la cirugía Tommy John. Dicha operación la fue practicada el 1ro de agosto del 2012 y Féliz se perdió un año y un mes de acción. Hizo ocho presentaciones de rehabilitación en liga menor antes de ser activado por los Rangers en septiembre pasado.

En dicho mes, Féliz no permitió carreras en seis juegos, aunque su recta tuvo una velocidad promedio de 93.6 millas por hora, unas tres menos que en el 2011.

"Creo que hice un trabajo decente al principio", dijo Féliz acerca de su regreso al equipo grande en septiembre. "Pero al final no tuvo suficientes oportunidades para tirar, porque estábamos tratando de clasificar".

Los entrenamientos serán la próxima prueba. Pero recuerden que Féliz ha limitado a la oposición a promedio de .178, el tercer más bajo entre los pitchers activos de Grandes Ligas con por lo menos 200 innings lanzados. Su WHIP (bases por bolas más hits por cada entrada lanzada) es el séptimo mejor entre ese grupo.

Todo se reduce a recuperar lo que tenía cuando fue cerrador de dos equipos que conquistaron el banderín de la Liga Americana.

"Esta ha sido una gran prueba en mi carrera", dijo Féliz. "Vengo trabajando duro. Quiero volver como era. Le doy gracias a Dios por estar conmigo cada día. También le doy las gracias a todos los entrenadores físicos que me han guiado para volver a lanzar en la Serie Mundial y ganarla".

Féliz también ha dejado en claro que quiere ser relevista. Si dependiera de él, ese debate de si debe relevar o abrir ya se acabaría.

"Sí, quiero ser relevista el resto de mi carrera", enfatizó. "Un cerrador".