Miguel Cabrera

DETROIT -- El antesalista venezolano de los Tigres, Miguel Cabrera, fue reconocido con su segundo premio al Jugador Más Valioso consecutivo en parte por su capacidad de jugar con lesiones. Sin embargo, el toletero no espera pasar por los mismos obstáculos en el 2014.

Tras recibir su galardón, Cabrera lucía confiado de que estará completamente recupardo para los Entrenamientos de Primavera en febrero.

"Me estoy rehabilitando en estos momentos", expresó Cabrera, quien hace dos semanas se sometió a una operación para reparar un desgarre en una ingle.

"Me siento bastante bien. Voy por el camino correcto y me siento mucho mejor esta semana. Quiero estar listo para los primeros días de entrenamientos con el equipo y estaré listo para participar en todas las actividades".

Cabrera se está acercando al punto medio de la parte de la rehabilitación de seis a ocho semanas. Al menos que ocurra un contratiempo, el cañonero tendrá el suficiente tiempo antes de la pretemporada para que realice un programa normal de ejercicios de temporada muerta.

El tercera base está lo suficientemente confiado para comenzar a hablar sobre las maneras en que puede mejorar como un bateador para continuar con el ritmo que lleva desde la temporada del 2012 en la que ganó la Triple Corona.

"Cada día trato de mejorar como bateador y trato de ser más consistente", dijo Cabrera. "Siempre trato de aprender algo cada día para sentirme más cómodo en el plato. Creo que debes trabajar fuerte todos los días y esa es mi meta".

Cabrera pasó casi toda la temporada como antesalista. Su único partido como bateador designado fue el 19 de septiembre, un encuentro en el que el designado titular, el también venezolano Víctor Martínez, fue receptor. Martínez comenzará el último año de su contrato, dejando a Detroit con la decisión de qué hacer con su puesto de bateador designado.

Cabrera, quien le encanta jugar en la tercera base, tiene dos temporadas más en su pacto y cumplirá los 32 años de edad para ese entonces. Prince Fielder, cuya llegada obligó a los Tigres a enviar a Cabrera a la antesala, tiene siete años restantes en su contrato. Con ambas situaciones, el próximo dilema que los felinos enfrentarán será qué hacer con las esquinas de su cuadro y con el bateador designado.

Pero eso será en un futuro lejano. La prioridad ahora para los Tigres es tener a Cabrera en salud.

"Es maravilloso tener esto en mi hogar", expresó Cabrera acerca su nuevo trofeo al Jugador Más Valioso. "Espero que el próximo año tenga la oportunidad de ir a los playoffs y jugar en la Serie Mundial".