Miguel Cabrera. (AP)

KANSAS CITY - El manager de los Tigres, Jim Leyland, siempre trata de encontrar nuevas maneras de expresar lo grande que es Miguel Cabrera.

Leyland ha visto al toletero venezolano ganar títulos de bateo consecutivos y colocarse en posición de convertirse en el primer bateador derecho en hacer tres veces seguidas desde Rogers Hornsby. Vio a Cabrera ganar la primera Triple Corona de bateo en 45 años y ahora lo observa con posibilidades de convertirse en el primero de la historia en hacerlo en dos temporadas seguidas.

Ha visto a Cabrera conectar jonrones a la banda contraria casi sin esfuerzo y ha visto al maracayero conectarle cuadrangular al mejor cerrador de la historia dos veces en tres partidos.

Pero ahora, lo que ve Leyland lo asombra aun más: Cabrera ha hecho todo esto al lidiar con varios dolores durante la mayor parte de la campaña.

"Cuando ha tenido esas molestias en las últimas semanas, ha bateado tan bien como cuando estaba en salud", dijo Leyland en esta semana. "Por eso es totalmente increíble. Es algo fuera de serie".

"Para serles honesto, no soy una persona que se maraville con muchas cosas, pero hasta ahora no puedo creer lo que estoy viendo. Y no exagero con los elogios, pero realmente no puedo creer lo que estoy viendo".

Leyland ve el tratamiento que recibe Cabrera para que el venezolano esté preparado para los juegos. El piloto ha aprendido a ver señales de dolor de parte de su tercer base, más allá de cómo cojea al doblar la primera base.

El miércoles, Cabrera fue nombrado Jugador del Mes de la Liga Americnaa. Además de las lesiones en la cadera y el abdomen que lo han aquejado, ahora dicen los Tigres que el venezolano tiene dolores en la ingle. Es decir que básicamente Cabrera ganó el premio con una sola pierna.

Las dolencias de Cabrera empezaron a fines de junio, empezando con la cadera. Desde entonces, el toletero batea .333 en 183 turnos con 21 jonrones, 52 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.136, el mejor de Grandes Ligas. En ese trecho, sólo el dominicano Alfonso Soriano ha producido más cuadrangulares y carreras-y ha agotado 45 turnos más.

La interrogante será, en algún momento, es cuándo Leyland y los Tigres habrán visto suficiente. No es un tema determinante ahora y no lo será mientras haya un título divisional en juego y tal vez posicionamiento para los playoffs. Pero si Detroit asegura su tercer título de la División Central en forma consecutiva con varios días faltantes en la campaña, será una decisión por tomarse.

Para la mayoría de los jugadores, descansar antes de la postemporada sería algo normal. Pero para Cabrera, podría marcar una diferencia histórica.

Si el antesalista puede seguir jugando pese a los dolores, tendrá posibilidades de terminar la temporada con números que no se han visto en cuatro generaciones. Desde que lo hizo Jimmie Foxx en 1932, ningún jugador ha tenido una campaña de promedio de por lo menos .350 con 50 cuadrangulares y 150 empujadas. Cabrera lleva ese mismo rito en jonrones e impulsadas, con promedio de .355.

En el béisbol, eso se llama inmortalidad. Pero desde que arranque la postemporada en octubre, no significará nada. Ese es el dilema que enfrentarán los Tigres en algún momento.

Los Tigres cambiaron a seis jugadores para adquirir a Cabrera en el invierno del 2007-08, como parte del esfuerzo del propietario Mike Ilitch de ganar una Serie Mundial. Esa siempre ha sido la meta, aunque la presencia de una superestrella ha aumentado la popularidad de los felinos a nivel mundial.

Ahora, ningún número individual de Cabrera podrá consolar a los seguidores de los Tigres si Detroit no lo gana todo. Y nadie cree que el equipo pueda alzar el trofeo sin el maracayero. Los Tigres tienen 10-3 este año sin Cabrera en el lineup titular…pero eso es temporada regular.

"Él sabe que aun algo lesionado, puede impactar un juego", dijo Leyland. "Hemos sido afortunados de jugar tan bien (sin él), pero terminará esa suerte en algún momento si él no está ahí".

Las aspiraciones colectivas no sólo son importantes para Ilitch, sino para el mismo Cabrera, quien una que otra vez ha dicho que su meta principal es ganar.

"Lo importante es hacer el trabajo para ganar los juegos", dijo recientemente el tercera base.

Los Tigres piensan igual.

"Lo principal con Miguel Cabrera es asegurarnos de que esté en salud…si es que puede recupera la salud', dijo el presidente y gerente general del equipo, Dave Dombrowski. "Si el médico nos dice que ponerlo a jugar empeora las cosas, no lo pondremos. Todos quisiéramos ver un título de jonrones, de empujadas y la Triple Corona, pero él está jugando por el bienestar del equipo".

En los últimos días Cabrera ha abandonado partidos consecutivos en los primeros innings, se ha perdido varios juegos y el jueves tuvo un día de descanso.

Los Tigres llegaron al viernes con ventaja de 6.5 juegos en la Central, de cara a una serie en Kansas City. De su parte, Cabrera ya tiene turnos suficientes para calificar para el título de bateo, con una ventaja de 20 puntos. Tiene una buena ventaja en empujadas también, pero está a cuatro jonrones del líder de la Americana en ese sentido, Chris Davis.

Si Cabrera puede jugar, jugará. Los Tigres lo necesitan…pero lo necesitan también para octubre.