MIAMI -- Generar publicidad podría ser difícil para un equipo 30 juegos por debajo de los .500, pero cada vez que el serpentinero cubano de los Marlins, José Fernández se sube al montículo, su apertura se convierte en un todo un evento y en tema principal en la Gran Carpa.

A comienzos de la semana, su enfrentamiento con el guardabosque de los Dodgers y compatriota, Yasiel Puig, se convirtió en una de las mayores atracciones. Más de 27,000 aficionados asistieron al Marlins Park para el primer partido de la serie de Miami ante los Dodgers y vieron a Fernández conseguir su novena victoria del año, superando al equipo más encendido.

"Creo que es maravilloso", declaró el dirigente de los Marlins, Mike Redmond. "En cierta manera ha ayudado al equipo a darle de nuevo una identidad. Creo que cuando se habla de los Marlins de Miami, se habla de José Fernández y nuestro cuerpo monticular, y eso es algo excelente".

Luego de tirar siete entradas en blanco en el segundo encuentro de la serie de los Marlins contra los Rockies, el novato ahora tiene foja de 10-5 con 2.30 de efectividad.

Redmond recuerda a otro novato sensación que acaparó los titulares y trajo energía a los Marlins: El zurdo Dontrelle Willis, quien ganó el premio al Novato del Año en el 2003.

Aunque Willis fue ascendido durante la temporada, los dos comparten similitudes claves.

"Tienes a un muchacho que llega a las Grandes Ligas y llena de energía al equipo", señaló Redmond. "Eso es lo que Fernández ha hecho. Ha entusiasmado a la afición y estoy consciente de lo que significa para nuestro club, y es algo muy bueno porque también es un gran compañero".