Miguel Cabrera

DETROIT -- El cuadrangular hacia la banda opuesta del venezolano Miguel Cabrera en el cuarto partido de la serie de los Tigres ante los Reales fue su primer jonrón de oro esta temporada. Obviamente no fue su primer batazo dramático.

En una temporada en la que Cabrera ha impresionado con varias estadísticas, este fue el más reciente. Con el cañonazo del sábado, tres de sus últimos siete jonrones han llegado en la novena entrada. Dos de esos fueron la semana pasada contra el panameño Mariano Rivera en el Yankee Stadium.

Contando el jonrón del 7 de agosto en Cleveland, cuatro de los últimos ocho bambinazos de Cabrera han sido después de la octava entrada en juego reñidos. De sus últimos 11 cuadrangulares, 10 fueron para empatar el partido o darle la ventaja a Detroit.

Sin embargo, eso no podría ser suficiente para darle a Cabrera el impulso que necesita para que se lleve una segunda Triple Corona consecutiva. Incluso con su jonrón número 40 de la temporada en el cierre de la serie de Detroit contra Kansas City, está a cinco del toletero de los Orioles, Chris Davis. Cabrera aún tiene la ventaja sobre Davis en la lista de impulsadas 119 a 115. Su tercer título de bateo en fila estaría más que asegurado si se mantiene en salud y productivo durante la recta final.

La mejoría de la salud y movilidad de Cabrera en los últimos días sugiere que lo puede hacer. El dirigente Jim Leyland reiteró que el cuerpo médico del equipo le ha informado que Cabrera podrá recuperarse de las dolencias en la rodilla, muslo y abdomen con tratamiento mientras continúa en la alineación.

"Si no mejorara mientras jugaba, lo hubieramos puesto en la lista de lesionados para que sanara", declaró Leyland.