SAN DIEGO -- El receptor cubano de los Padres, Yasmani Grandal, necesitará operarse para reparar un ligamento en la rodilla derecha y ya no jugará en esta temporada.

Aún es incierto si Grandal estará listo para el comienzo de los Entrenamientos de Primavera del 2014, ya que la rehabilitación de esta clase de lesión toma de nueve a 12 meses.

"Y todo el mundo es diferente", agregó el dirigente de San Diego, Bud Black.

Grandal será operado en aproximadamente dos semanas, cuando baje la hinchazón en la rodilla. El catcher también tiene daños en otro ligamento de la rodilla, pero no necesitará de una cirugía por esa dolencia. Grandal se lastimó durante una jugada en el plato el fin de semana pasado contra los Nacionales. Los Padres sabían inmediatamente que la lesión era seria y colocaron al receptor en la lista de lesionados de 60 días el domingo.

La temporada de Grandal terminó antes de tener una oportunidad de arrancar. El receptor de 24 años de edad jugó en solamente 28 partidos luego de cumplir una suspensión de 50 juegos por arrojar positivo por sustancias prohibidas. Bateó .216 con un cuadrangular y nueve empujadas.