Mícker Adolfo Zapata al momento de firmar con White Sox. (Chicago White Sox)

CHICAGO -- Los Medias Blancas de Chicago iniciaron hace un año un nuevo y más agresivo proceso de exploración y captación de talento en Latinoamérica, con la firme idea de sacar lo mejor de la constante cosecha de peloteros en el Caribe.

Hoy, cuando se abre el lapso para las firmas internacionales, ese proceso muestra lo que está en los planes de la organización para él futuro.

Los Medias Blancas adquirieron a Micker Adolfo Zapata, el segundo prospecto mejor calificado por Major League Baseball en el área del Caribe. A él los Sox le dieron el bono más alto que le han otorgado a pelotero latino alguno en la historia de la franquicia, al firmarlo por 1.6 millones de dólares.

"Él era el jugador que queríamos desde el principio. Marco (Paddy) lo vio en uno de los entrenamientos que se organizaron a principios de año y nos dijo que él era el pelotero que nosotros necesitábamos para nuestro futuro", dijo Rick Hahn, el gerente general de los Sox.

Zapata, quien nació en San Pedro de Macorís, R.D., es un jardinero con grandes habilidades. En su ofensiva destaca el poder que tiene para conectar la bola y su rápido swing; en la defensiva resalta la potencia de su brazo. Esas dos áreas tienen además el agregado de la velocidad que posee en sus piernas el joven de 16 años de edad.

"Esto solamente es un comienzo. Ahora hay que trabajar más fuerte para llegar a Grandes Ligas y ser de los mejores ahí. Eso es lo que yo quiero. Sé que con la fe en Dios todo eso podrá ser posible", dijo Micker.

El gerente general de los Medias Blancas señaló dos razones básicas por las que se encantaron con Zapata y le dieron uno de los mayores bonos que este año las organizaciones de Grandes Ligas le han otorgado al mercado latino.

"La primera razón fue el entusiasmo de Marco Paddy, quien es uno de los mejores scouts del béisbol. Desde el momento en que él vio a ese muchacho nos dijo que teníamos que firmarlo, que era uno de los mejores prospectos que él había visto en su carrera. La otra razón fue el talento que Zapata, quien es un jugador especial tanto dentro como fuera del terreno", dijo Hahn.

Paddy, director de scouteo de los Sox en el área de América Latina, no tuvo frenos a la hora de enumerar las virtudes de Zapata, detrás de quien estuvo más de seis meses, siguiendo sus pasos, su desarrollo y sus costumbres familiares.

"Cuando uno está afuera buscando a un muchacho para firmar. Obviamente, está buscando al que tenga las mejores habilidades atléticas, pero cuando además de eso encuentras en un pelotero una habilidad mental por encima del nivel, entonces sabes que ese muchacho es especial y Micker tiene eso. Este muchacho es especial", dijo Paddy, quien agregó lo siguiente: "En mi carrera de 21 años nunca había visto en un pelotero lo que he visto en Micker y eso es precisamente por esa habilidad mental que lo hace especial, porque así él tiene conocimiento de lo que hace, lo que tiene que desarrollar y de cómo hacer las cosas".

El gerente general de los Medias Blancas, quien viajó a República Dominicana para conocer a Zapata y a su familia, se contagió del entusiasmo de Paddy en torno al joven de 16 años de edad y tras conocerlo a él y a su familia quedó complacido.

"Es el tipo de pelotero que queremos para nuestra organización. Un pelotero que estamos seguros causará gran impacto. Cuando lo conocí y conocí a su familia me di cuenta de que es un muchacho bien preparado y con grandes herramientas para causar un gran impacto en nuestra organización", aseguró Hahn, quien completó de la siguiente manera: "Es un muchacho al que nos gustará desarrollarle todas sus habilidades, porque hay mucho que se le puede desarrollar".

Zapata, quien mide 1.93 metros y pesa 103 kilogramos, viene de una familia beisbolera, ya que su padre Carlos Adolfo fue pelotero profesional e incluso estuvo durante seis años en el sistema de ligas menores de los Expos de Montreal, con los que llegó hasta Triple A y con los que jugó junto a Vladimir Guerrero.

"Desde muy pequeño mi papá me enseñó a jugar béisbol. Me daba practicas y me enseñaba todos los fundamentos. Él era mi jugador favorito, pero después de él me quedaba con Vladimir Guerrero, por la forma en la que jugaba y por cómo puso en alto el nombre de la República Dominicana", dijo Zapata.

Precisamente es Guerrero quien sirve como ejemplo para proyectar el talento que posee y exhibe Zapata en estos momentos.

"Cuando uno ve a un jugador como él no le quiere poner techo, porque no tiene. Pero uno tiene que hacer comparaciones para mostrar más o menos qué tipo de pelotero puede ser. En ese sentido Micker puede ser visto como Vladimir Guerrero, Alfonso Soriano", dijo Paddy. "Micker no es un pelotero que sólo tenga herramientas proyectables, sino que son palpables, porque uno las puede ver hoy mismo y es algo que está ahí con él ya".

Tras esta primera y contundente apuesta de los Medias Blancas, en el inicio del proceso de apertura para firma de peloteros internacionales, el equipo espera hacer al menos un par más, con el dinero restante de los 2.168.300, impuesto por Major League Baseball como tope para la contratación de talentos fuera de Estados Unidos.

"Micker era al que teníamos que asegurar y al que queríamos. Ahora nos queda un poco de dinero para buscar dos o tres prospectos más para continuar con nuestro avance", dijo Paddy.

Para el director de scouteo para América Latina de los Medias Blancas, la firma de Zapata es tan sólo la locomotora que halará e impulsará el tren de los nuevos descubrimientos del equipo y de la profundización en la inversión para la captación de talento en el área.

Incluso, el gerente general Rick Hahn dijo lo siguiente: "Nuestra idea siempre ha sido aprovechar el talento de los jugadores latinos, que siempre nos han dado un gran aporte y muchos beneficios. En los últimos años hemos tratado de explotar más esa área con nuestra academia en República Dominicana y todo el proceso de reconstrucción en nuestro cuerpo de scouts, con la llegada de Marco. Nos hemos enfocado también en el desarrollo de un exitoso sistema de evaluación. Todos queremos fortalecer nuestra inversión en los jugadores latinos, porque no es secreto que ellos tienen grandes habilidades".

Con la firma de Micker Adolfo Zapata, los Medias Blancas dejan claro que van en serio.