Erick Aybar.

MIAMI - Erick Aybar no dejó que una pésima llamada del árbitro del plato, Ángel Hernández, le desconcentrara cuando bateaba de emergente en el noveno episodio del partido entre República Dominicana y Estados Unidos.

Aybar fue enviado al plato como sustituto de Ricardo Nanita, con Nelson Cruz corriendo en tercera, un solo out y el juego igualado a una carrera.

En conteo de 1-1, inexplicablemente, Hernández, que se pasó todo el encuentro juzgando muchos lanzamientos de manera desacertada para ambos lados, llamó strike un pitcheo que todos en el parque se dieron cuenta que estaba totalmente alejado de la zona, menos él.

Eso propició que el relevista estadounidense Craig Kimbrel pusiera a Aybar en el hoyo, con conteo de una bola y dos strikes.

Sin embargo, el pimentoso jugador dominicano no se amilanó y al siguiente lanzamiento de Kimbrel, disparó una fuera línea de hit al jardín derecho que envió a la goma a Cruz y puso la pizarra 2-1, a favor del seleccionado quisqueyano.

Cuestionado al respecto, Aybar dijo que "los árbitros se equivocan y por nada del mundo iba a dejar que una mala llamada me sacara de concentración en ese momento tan importante del juego".

"Por eso me olvidé del árbitro, me concentré en hacer contacto y gracias a Dios puede disparar el hit que nos puso adelante en el marcador", destacó.

Aybar no comenzó jugando en la alineación abridora y fue llamado en la novena entrada a batear de emergente en lugar de Nanita.

Después de su hit, Aybar se robó la segunda base y anotó por sencillo al bosque izquierdo de José Reyes.

Los dominicanos finalmente ganaron el choque con marcador de 3-1 y con la victoria lograron avanzar a la ronda de campeonato del Clásico Mundial de Béisbol.