(Paul Sancya/AP)

GOODYEAR, Arizona - Los Rojos de Cincinnati tienen muchas cosas a su favor.

Ahora quieren mejorar.

La pregunta es, ¿cómo?

El debate ha comenzado.

El cubano Aroldis Chapman, quien fue enviado al bullpen durante los entrenamientos del año pasado debido a lesiones de otros relevistas claves, se convirtió en uno de los cerradores más dominantes del béisbol y la piedra angular de lo que fue el mejor bullpen de Grandes Ligas en el 2012.

Un año después, los Rojos llegaron a los entrenamientos con la idea de trasladar a Chapman de nuevo a la rotación. Ese fue el rol que tenían en mente para el zurdo cuando lo firmaron.

Pero eso era antes de que Chapman neutralizara a los bateadores de Grandes Ligas desde el bullpen. Y ése es el motivo por el que el experimento con Chapman esta primavera se ha convertido en un tema a seguir en el mundo beisbolero.

"Tenemos mucha profundidad en el bullpen", dijo el gerente general de Cincinnati, Walt Jocketty. "El año pasado, tuvimos la suerte de contar con cinco abridores sanos todo el año. Hay dudas de que eso se repita. Simplemente estamos ponderando nuestras opciones".

En dichos planes figuran no sólo Chapman, sino también Jonathan Broxton, quien tiene experiencia como taponero, y Mike Leake, el quinto abridor del club en el 2012 y quien tuvo dificultades en la segunda mitad. Los cinco lanzadores que comenzaron la temporada pasada en la rotación de Cincinnati - el dominicano Johnny Cueto, Mat Latos, Homer Bailey, Bronson Arroyo y Leake - se combinaron para abrir 161 de los 162 compromisos de los Rojos.

Es tanta la preocupación de los Rojos ahora con respecto a la rotación que impidieron que Cueto lanzara por la República Dominicana en el Clásico Mundial de Béisbol. Cueto, el as del club, hizo apenas ocho pitcheos en el Juego 1 d la Serie Divisional de la Liga Nacional contra San Francisco antes de abandonar el partido por una lesión en un oblicuo.

Cueto se reportó a los entrenamientos sin secuela alguna, pero el club estaba en su derecho de prohibirle participar en el torneo debido a que terminó la temporada del 2012 lesionado. Los Rojos aparentemente quieren observar de cerca a sus abridores esta primavera.

Ningún pitcher estará en la mira de la directiva más que Chapman, quien posee una recta de 100 millas por hora. Chapman, quien cumplirá 25 años de edad el 28 de febrero, promedió 15.32 ponches por cada nueve entradas en el 2012, terminando en el segundo lugar de la Gran Carpa detrás de Craig Kimbrel de los Bravos.

Chapman quedó en el octavo lugar de Grandes Ligas con una proporción de ponches vs. bases por bolas de 5.30. Su efectividad de 1.51 fue la tercera mejor del béisbol entre los lanzadores con al menos 50 innings de labor. El serpentinero sumó 38 salvamentos, incluyendo 30 en sus últimas 31 oportunidades.

"Verdaderamente sentimos que Chapman tiene la oportunidad de ser un abridor estupendo", dijo Jocketty. "Quizás le tome un año o dos para llegar al nivel que creemos puede alcanzar, pero puede ser una inversión que valga la pena".

Nada es definitivo aún. Para eso son los entrenamientos.

"Todavía no ha llegado a ese punto", dijo el manager Dusty Baker. "A estas alturas del año pasado, también se pensaba que iba formar parte de la rotación. Hasta se hablaba de enviarlo a ligas menores para que acumulara innings de labor como abridor. Pero después se lesionó (Ryan) Madson y tuvimos que hacer los ajustes".

No obstante, el capataz no está insinuando que el cambio no se vaya a realizar.

"Será decisión de la organización", dijo Baker. ¿Que si será un riesgo? El año pasado, sentíamos que nos estábamos arriesgando al enviarlo al bullpen. La gente nos criticó en ese momento, pero ya no cuestionan esa decisión".

Entre los factores que influyen en la decisión de convertir a Chapman en abridor está la adquisición a Broxton en un canje con Kansas City a mediados de la campaña anterior. Broxton, quien tuvo que lidiar con varias lesiones en el 2011, registró 23 rescates por los Reales en el 2012. En dos meses con Cincinnati, tuvo marca de 2-2 con efectividad de 2.82 y cuatro salvamentos.

El club estuvo tan complacido con la labor del veterano que lo firmó como agente libre por tres años y US$21 millones con una opción para el 2016.

Los Rojos, por supuesto, también estuvieron más que satisfechos con el desempeño de su rotación en el 2012. Los abridores de Cincinnati tuvieron un promedio de carreras limpias colectivo de 3.64 para terminar en el cuarto lugar de la Liga Nacional y en el quinto de Grandes Ligas. También sumaron 1,018.2 entradas de labor, la segunda mayor cantidad de la Gran Carpa detrás de la rotación de Filadelfia.

Lo que los Rojos no saben es qué esperar de Chapman como abridor. Rozarán la superficie durante los entrenamientos y decidirán si vale la pena o no incorporarlo a la rotación.

"Lo bueno es que si vemos que el cambio no va a funcionar, siempre tenemos la opción de regresarlo al rol de cerrador", dijo Jocketty.

A fin de cuentas, los Rojos - y el resto del béisbol - ya saben que Chapman es capaz de brillar como relevista.