Michael Pineda.

AMPA, Florida – Trece meses y un día han pasado desde que los Yankees interrumpieron una tranquila noche de invierno al adquirir al lanzador Michael Pineda en un megacanje, y el equipo a rayas todavía espera ver al dominicano mostrar su talento en un juego oficial.

Con cada una de las sesiones exitosas que Pineda ha tenido en la loma, los Yankees sienten que el derecho de 24 años de edad podría regresar a la acción a mediados de la campaña regular, y ya proyectan su debut para mayo o junio.

"Tenía muchas ganas de lanzar. El año pasado fue un mal año para mí", reconoció Pineda. "Aprendí de todo lo que me sucedió el año pasado y eso ya quedó atrás. Estoy muy emocionado por este año, mi hombro se siente bien, y estoy listo para lanzar esta temporada".

Tras una impresionante primavera en 2012, Pineda se sometió a una cirugía en su hombro de lanzar en abril y desde entonces ha permanecido en Tampa, donde los Yankees tienen su complejo deportivo de ligas menores.

Pineda tendrá una prueba de fuego cuando enfrente a bateadores bajo condiciones controladas el mes próximo, pero el dominicano cree que regresará siendo el mismo lanzador de poder que le valió ser llamado al Juego de Estrellas en el 2011.

"Vi el video cuando lancé mi sesión de bullpen", indicó Pineda. "La mecánica, mi entrega al plato, todo es lo mismo". Pineda fue enviado a los Yankees junto al lanzador venezolano José Campos desde los Marineros el 13 de enero del 2012 a cambio del receptor venezolano Jesús Montero y el pitcher dominicano Héctor Noesí.