¿Debe el cubano Aroldis Chapman ser abridor o relevista?

Esa interrogante tendrá un profundo efecto en los Rojos, campeones reinantes de la División Central de la Liga Nacional, de cara al 2013.

En teoría, esta debería ser una decisión fácil. Los abridores son más valiosos que los relevistas. Esto lo demuestra el hecho de que en el 2012, el panameño Mariano Rivera, el mejor cerrador en el béisbol, estuvo bajo contrato con el equipo más rico, los Yankees de Nueva York, por apenas US$15 millones.

¿Saben quién más ganó $15 millones en el 2012? Derek Lowe.

Si cuentas con un muchacho como Chapman, con potencial de as, se entiende la inclinación a usarlo como tal. ¿Por qué limitarlo a 80 innings cuando lo puedes poner a lanzar 200?

En general, esa forma de pensar tiene lógica. Y en el caso de Chapman, específicamente, yo pensaba de esa manera antes del 2012.

Lo mismo se puede decir del gerente general de los Rojos, Walt Jocketty, y el mismo Chapman. En los entrenamientos primaverales del 2010, la meta era convertirlo en abridor, pero lesiones de otros relevistas se interpusieron y tuvo que quedarse a cargo del noveno inning. A lo largo del 2012, se suponía que ese proyecto se volvería a retomar en el 2013.

Pero muchas cosas han cambiado en el transcurso de un año. Y mi opinión personal al respecto también. Unos cuantos motivos por los cuales lo mejor es que Chapman siga en el bullpen:

o Durabilidad. ¿Podría Chapman resistir un incremento drástico en innings? Es una pregunta relevante, ya que Chapman estuvo fuera de acción por casi dos semanas en septiembre debido a fatiga en el hombro. Quizás no sea el momento indicado para aumentar su carga.

o "Si no está roto..." Este no siempre es el mejor argumento cuando se habla de relevistas, ya que, dada la inconsistencia que se asocia con ese rol, pueden "dañarse" de un momento a otro.

Pero Chapman superó el rendimiento normal para un cerrador, registrando efectividad de 1.51 y 15.3 ponches por cada nueve innings. Mejoró en boletos, de 7.4 por cada nueve entradas en el 2011 a 2.9 en el 2012. Dominó por completo en el noveno y la dio a los Rojos un aire de invencibilidad cuando llegaban al episodio final con una ventaja.

o Temor a lo desconocido. Chapman domina a los bateadores con dos lanzamientos: Una recta que promedió 97.7 millas por hora en el 2012 y un slider que tuvo un promedio de velocidad de 87.6 millas por hora. Como abridor, lanzando de seis a siete innings, la velocidad de su recta podría disminuir y la posibilidad de que tenga éxito con sólo dos pitcheos no es muy alentadora. Chapman obviamente necesitaría familiarizarse con el lanzamiento en cambio y nadie sabe cuáles serían los resultados.

Si integras a Chapman a la rotación, podrías estar cambiando dominio por durabilidad y eso no siempre es conveniente.

o La composición de la rotación. Los Rojos tienen a Cueto, Mat Latos, Arroyo y Homer Bailey bajo contrato para el 2013. Mike Leake probablemente será el quinto abridor. Cueto y Latos son un dúo sólido al frente de la rotación y el progreso de Bailey la temporada pasada es motivo para pensar que podría ser un tercer abridor muy bueno.

No es que esta rotación no se beneficiaría de la presencia de Champan, si el cambio al final resulta exitoso. Pero tampoco luce débil sin él. Y los innings de Chapman en el 2013 naturalmente estarían limitados, al igual que su impacto en un club que se considera aspirante a la Serie Mundial y con razón.

o El bullpen. Si los Rojos firman de nuevo a Ryan Madson y/o a Jonathan Broxton o buscan otro cerrador en el mercado libre, dichos movimientos podrían indicar cómo procedan con Chapman. La sobresaliente campaña del dominicano Fernando Rodney en el 2012 demuestra que de la nada se puede conseguir un taponero exitoso. Pero no siempre es así de fácil y el riesgo y los procedimientos no siempre valen la pena. Construir un bullpen por medio de la agencia libre puede ser muy ineficiente y los Rojos tienen otros huecos, en la tercera base y en los jardines, que quizás ameritan más su atención y sus recursos económicos.

o Casos prácticos. Hace un año, los Rangers decidieron convertir al taponero dominicano Neftalí Féliz en abridor. El club lo reemplazó en el bullpen con Joe Nathan, pero tuvieron que hacerle cambios a la rotación para acomodar la carga limitado de Féliz y aun así el quisqueyano se lesionó el codo y tuvo que someterse a la cirugía Tommy John. Por otro lado, los Medias Rojas pensaban emprender el mismo proyecto con Daniel Bard, quien era un preparador de mesa estelar pero tuvo efectividad de 5.24 como abridor. El club y el lanzador llegaron a la conclusión que ese rol no era el indicado.

Ninguno de nosotros puede saber con certeza si el puesto de abridor es el indicado para Chapman. Pero con toda la evidencia disponible, he llegado a la conclusión de los Rojos deben dejar a Chapman en el noveno.